lunes, 26 de diciembre de 2016

PEREGRINOS DEL REINO DE DIOS

   La venida de Cristo era el cumplimiento de las antiguas promesas a su pueblo y aparece dentro del judaísmo: "El Señor afirma: Vendrá un día en que haré que David tenga un descendiente legítimo, un rey que reine con sabiduría y que actúe con justicia y rectitud en el país. Durante su reinado, Judá estará a salvo, y también Israel vivirá seguro. Este es el nombre que le darán: El Señor es nuestra victoria" (Jer 23,5-6). En este nombre simbólico se resumen todos los bienes prometidos de los tiempos mesiánicos.

  Tenían entre sus manos al Misterio insondable, lo que al principio fue todo oscuridad ahora es alegría de participar en algo en la misión de su Hijo, el Salvador  del  género humano. ¿Cómo podemos buscar a Dios? Hay que encontrarlo donde está y se ha quedado para siempre en los pobres, los hambrientos, los enfermos, los que sufren.

           Ellos nos invitan a la conversión sincera, dejar las malas conductas, allanad el camino a todos los excluidos de nuestro corazón, de la sociedad. Caminar por senderos de luz, comprometernos con este Niño-Dios que es pura humildad y quiere regalarte su amor gratuito, porque ya ha venido no vendrá. Él está con nosotros, está viniendo y porque siempre estará a tu lado compartiendo tu vida y sufrimientos. No le cierres el corazón a un Peregrino que es Divino y quiere tu bien, tu único bien.

                ¿Cuáles son los Cristos sufrientes en nuestra actualidad? Todo ser humano es hijo de Dios Padre y es preferido, por lo que debemos respetar, escuchar, consolar, ayudar y amarle aunque sea un pobre delincuente. No podemos aprobar la acción del mal, ni juzgar a quien la comete, sólo Dios sabe su interior y voluntad.

                Pidamos por nuestra sociedad, por el mundo entero donde los hombres sufren a causa de otros hombres y se ven más empobrecidos, por la falta de justicia que justifican mediante ideologías de progreso. Que Dios nos abra los ojos para ver su Rostro en los hermanos.
                ¡Feliz Navidad para todos!
Sor María Pilar Cano Sánchez, OP

No hay comentarios:

Publicar un comentario