viernes, 9 de diciembre de 2016

Gaudí: El legado del “arquitecto de Dios” a 90 años de su muerte

A 90 años de su muerte muchos creen que el principal legado de Antoni Gaudí es su obra magna: La Sagrada Familia de Barcelona (España). Sin embargo, el llamado “arquitecto de Dios” dejó algo mucho más trascendente y que en ocasiones pasa inadvertido: su gran testimonio de fe en Jesucristo que lo tiene en camino hacia los altares.

 “Gaudí supo vivir en unidad su profesión, la arquitectura, y su fe católica”, afirmó José Manuel Almuzara, arquitecto y presidente de la Asociación Pro Beatificación de Antoni Gaudí que impulsó la causa de beatificación ante el Vaticano.
 “Para un cristiano consecuente, las prácticas religiosas, las prácticas personales de piedad, no han de estar aisladas del resto de sus quehaceres, y Gaudí supo vivir con y en Cristo, en unidad de vida, todos y cada uno de los instantes de su existencia”, dijo a ACI Prensa.
Antonio Gaudi i Conet (1852 Cataluña -1926 Barcelona), fue el creador de una nueva arquitectura basada en las líneas curvas y experimentó estructuras y nuevas formas de una manera continuada. El máximo representante del modernismo catalán podría convertirse en el primer santo arquitecto consagrado y famoso de la historia.

Hace 24 años, Almuzara junto a cuatro personas más decidieron fundar esta asociación porque “teníamos el convencimiento de la grandeza del arquitecto como genio y como hombre de fe, a través de nuestra experiencia personal descubrimos que Gaudí atrae, impacta y convierte”.

Aclaró que impulsan la causa “no por su arquitectura sino por su vida. Si fuera por lo que ha hecho muchos artistas podrían ser santos, pero no, es porque detrás hay una vida de entrega, de sufrimiento, de oración, de preocuparse por los demás, de obras de misericordia”.
“Todo su esfuerzo y generosidad estuvo dedicado a expresar a través de las formas plásticas el contenido vivo de la fe católica, resaltando la liturgia, el canto, la música, esa simbología que nos hace descubrir o resaltar las virtudes, la ternura de Dios, de María, de José, la alegría de los ángeles, el perdón, el servicio, etc”, dijo Almuzara.
Esto se ve reflejado en el Templo expiatorio de la Sagrada Familia, al cual Gaudí dedicó más de cuarenta años de su vida profesional y que constituye “un signo visible del Dios Invisible”.
Almuzara subrayó que “la riqueza de las formas plásticas y constructivas de esta obra nos va señalando hacia algo más de lo que allí está expresado, y nos ayuda también a descubrir que lo que bulle en el interior del artista creador explana en la concreción material de su obra conforme a la sentencia evangélica ‘de la abundancia del corazón habla la boca’”.

 En cuanto al proceso de beatificación de Gaudí, el Almuzara explicó que “se ha realizado la ‘positio super vita, virtutibus et fama sanctitatis’, un documento que recopila, entre otras cosas, la historia de la causa, declaraciones de testigos e información sobre las virtudes ejercidas en modo heroico por el siervo de Dios”.
 El documento pasará al estudio de los consultores históricos, teológicos y el congreso ordinario de cardenales y obispos de la Congregación de las Causas de los Santos.
 “Si sus pareceres son favorables sobre el ejercicio heroico de las virtudes, el Prefecto de dicho dicasterio romano presentará al Santo Padre el respectivo decreto de heroicidad de las virtudes para que autorice su publicación. A partir de este momento Antoni Gaudí podrá ser llamado ‘venerable’”, señaló Almuzara.

 Por el momento, se puede pedir la intercesión de Gaudí a través de esta oración para la devoción privada, que consta de aprobación eclesiástica en conformidad con los decretos del Papa Urbano VIII:
 Dios, Padre Nuestro, que infundiste en tu siervo Antoni Gaudí, arquitecto, un gran amor a tu Creación y un ardiente afán de imitar los misterios de la infancia y de la pasión de tu Hijo; haz que, por la gracia del Espíritu Santo, yo sepa también entregarme a un trabajo bien hecho, y dígnate a glorificar a tu siervo Antonio, concediéndome, por su intercesión, el favor que te pido (se pide la gracia). Por Cristo Señor nuestro. Amen.
 Jesús, María y José?, ¡Alcanzadnos la paz y proteged a la familia! (Tres veces)


 Por Bárbara Bustamante

No hay comentarios:

Publicar un comentario