lunes, 3 de octubre de 2016

La fe de los demonios, o el ateísmo superado

La fe de los demonios, de Fabrice Hadjadj, es una reflexión sobre la lógica del mal, un pequeño breviario de combate (y de vulnerabilidad), una elección de Ka (ra) tecismo para como dice San Pablo, aprender a ejercer el pugilato, sin dar golpes en el vacío.
“Este libro –escribe el autor en la introducción- es mucho menos un tratado de demonología que un ensayo sobre el combate de la fe.

Podría comenzar con esta observación de San Juan Crisóstomo: `Ciertamente no nos agrada hablaros del diablo, pero la doctrina que él me brinda la ocasión de proponeros es de la mayor utilidad´. ¿En qué consiste esa utilidad superlativa? El pecado del ángel, pecado del espíritu contra el Espíritu, es perfectamente irremisible. Meditar sobre su naturaleza (o sobre su contranaturalaza) es meditar sobre lo que nos amenaza radicalmente”.

Muchos cristianos piensan que sus enemigos más peligrosos están entre los libertinos y los lujuriosos, sin embargo, los demonios son ángeles e ignoran los placeres de la carne. Otros los buscarían entre los ateos o los agnósticos, pero los demonios creen, nos recuerda Santiago, y tiemblan. No hay un solo artículo de fe que no tengan por cierto. Quizás lo demoníaco no sea algo tan exterior como imaginamos. Este libro no es un tratado de demonología, sino una reflexión sobre la lógica del mal, un pequeño breviario de combate (y de vulnerabilidad), una lección catecismo para, como dice San Pablo, aprender a “ejercer el pugilato, sin dar golpes en el vacío” (1 Co, 9, 26)

Opiniones sobre la obra
ESTABLECÍA Pascal una clasificación de las personas, según su relación con Dios: «Los que habiendo encontrado a Dios le sirven, los que no habiéndolo encontrado se dedican a buscarlo y los que viven sin haberlo encontrado y sin buscarlo. Los primeros son razonables y dichosos, los últimos son estúpidos y desdichados, los del medio son desdichados y razonables». Sin entrar a discutir si el ateísmo puede ser razonable (extremo que Pascal niega), salta a la vista que ninguna de estas tres categorías humanas sirve para explicar la aversión que en determinadas personas provoca la contemplación de un crucifijo: para los creyentes, en esos dos maderos se cifran los misterios de la fe; para los ateos que se dedican a buscar, el crucifijo constituye un acicate de su búsqueda, en el que además pueden descubrir unidas las más nobles vocaciones humanas; para los ateos que no buscan (y aquí podríamos incluir también a quienes profesan otras religiones), el crucifijo es una figura carente de significado religioso, en la que acaso hallen un sentido histórico, como el cristiano puede hallarlo en las estatuillas con que los paganos representaban a sus dioses penates.

Pero salta a la vista que en la clasificación de Pascal falta una cuarta categoría humana, que es la de quienes han encontrado a Dios y no le sirven; o, empleando la expresión de la Epístola de Santiago, quienes «creen y tiemblan». A esta cuarta categoría humana dedica el francés Fabrice Hadjadj su grandioso ensayo La fe de los demonios, o el ateísmo superado (recién editado por Nuevo Inicio), a mi modesto juicio el mejor libro de teología divulgativa que se ha escrito en décadas, donde a la par que una reflexión brillantísima sobre la lógica del mal se nos ofrece una interpretación dilucidadora de algunos de los grandes asuntos de nuestro tiempo. Quienes creen y tiemblan necesitan ocultar su temblor (que es el temblor del odio) con disfraces diversos; y uno de los disfraces más finos y eficaces es la coartada jurídica del laicismo, en la que se envuelven para afirmar que la presencia de un crucifijo conculca la libertad religiosa. Tal afirmación, a la mera luz del sentido común, resulta tan estrambótica como afirmar que la presencia de un hombre laborioso conculca el derecho a la huelga; pero quienes creen y tiemblan han logrado imponerla para disfrazar su odio.

Ahora una comisión parlamentaria insta al Gobierno a retirar los crucifijos de los centros escolares, en aplicación de una sentencia europea que establece esta afirmación estrambótica. En esa petición vemos el modus operandi de la lógica del mal: puesto que la presencia de un crucifijo conculca la libertad religiosa, cualquier escuela que lo muestre en las paredes de sus aulas se está declarando contraria a los valores constitucionales. Y la conditio sine qua non para que una escuela pueda acogerse al régimen de conciertos es el respeto a los valores constitucionales; ergo las escuelas concertadas católicas tendrán que avenirse a retirar los crucifijos, si desean seguir beneficiándose de dicho régimen. Así funciona la lógica del mal; y, como buena hija de su padre, no parará hasta imponerse. Esa iniciativa parlamentaria, por supuesto, no anhela tanto el fruto inmediato como la siembra: no le interesa tanto obligar hoy a las escuelas concertadas a retirar el crucifijo como aniquilarlas por asfixia económica mañana, o -lo que aún causaría un placer más voluptuoso a quienes creen y tiemblan- obligarlas a que se desnaturalicen, a cambio de unas monedas; pero para lograr su aniquilamiento o desnaturalización primero conviene ir preparando el terreno. La suerte de la escuela católica ha sido decretada; y algunos pobres ilusos aún insisten en la cantinela de la «cortina de humo». Bastaría que afinasen un poco el olfato para que distinguieran de dónde procede el humo.

JUAN MANUEL DE PRADA Sábado , 05-12-09. ABC
Una verdadera joya de principio a fin. Al terminar las 274 páginas el lector no puede menos que asombrarse de que el libro haya sido redactado ahora y por un converso de no más de 40 años. Es realmente portentoso. La sinrazón del ateísmo se muestra con tal claridad que uno no puede menos que preguntarse hasta qué punto de comodidad colectiva hemos llegado como para que, mirando a nuestro alrededor y viendo el alejamiento de las masas de Dios, tengamos que concluir que la pereza mental está en la causa del despropósito. Efectivamente, Hadjadj no deja cabo sin atar: está todo muy bien documentado y trabajado con las citas precisas y se ve que con mucho estudio y meditación. Ahora bien, ¿leerán este libro los muchos que vagan a oscuras y sin sentido teniendo a mano, tan cerca, interruptores que prender para alumbrar el camino? Me temo que no. No obstante creo que será suficiente con que los que vagamos entre claros y penumbras lo leamos pues ciertamente nos ayudará a ayudar. He disfrutado mucho estos días con un libro que recomiendo con la seguridad de que hará mucho bien. Claro, lógico, docto, sincero, útil y muy bien escrito y traducido. Un texto que he subrayado a gusto y que pienso utilizar a los largo de todo este año que comienza.

Jose Perez Adan – Univ. Valencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario