miércoles, 7 de septiembre de 2016

El poderoso Planned Parenthood consigue amordazar a los medios de comunicación

El Senado de California ha aprobado un proyecto de ley que prohíbe a la prensa informar acerca de las prácticas llevadas a cabo por la multinacional del aborto. Hablar mal del centro podría ser castigado con un año de prisión.

El Senado de California ha aprobado un proyecto de ley que prohíbe a la prensa informar acerca de las prácticas llevadas a cabo por la multinacional del aborto.
Cabe recordar que el periodista del Centro para el Progreso Médico, David Daleiden, fue el responsable de difundir unos vídeos que mostraban cómo la multinacional traficaba con órganos de bebés que habían sido abortados. Los más de diez vídeos -grabados con cámara oculta- pusieron en jaque a estos abortorios, que además de degradar su imagen, perdieron grandes cantidades de dinero a raíz de este escándalo.

Sin embargo, parece ser que la entidad responsable de practicar millones de abortos cada año y de lucrarse traficando con humanos continúa influyendo y manejando a su antojo los poderes del Estado, hasta haber logrado situarse incluso por encima de la Ley.

Si el proyecto de Ley 1671 llegara a entrar en vigor, sacar a la luz un vídeo -o cualquier información- como el difundido por Daleiden en el que se involucre a trabajadores o voluntarios de estos centros, podría ser castigado con una multa de hasta 10.000 dólares y un año de prisión para el responsable de publicar la información.

Así lo cuenta el portal norteamericano Life Site News, que recoge las reacciones de diarios californianos como News Wire, desde donde se acusa al Tribunal Supremo de Estados Unidos de dictaminar “restricciones a la libertad de expresión y publicación”.
Asimismo, incluso defensores del aborto como la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) han denunciado que esta censura es inconstitucional. Por su parte, la Asociación de Editores de Periódicos de California ha expresado que “la nueva versión modificada del proyecto de ley contempla la posibilidad de criminalizar el lenguaje”.

El periodista del Centro para el Progreso Médico ha señalado que “el periodismo ciudadano es un derecho de la Primera Enmienda. El único delito es el que Planned Parenthood quiere ocultar: el aborto y su lucro con el tráfico de órganos de bebés”.
“Planned Parenthood todavía no puede aceptar el hecho de que su alta dirección haya sido grabada reconociendo cómo aplastan a los bebés con el fin de obtener las partes más valiosas del cuerpo para la venta. En cambio, Planned Parenthood está tratando de convertir en crimen las pruebas aportadas”, denuncia Daleiden.

El gobernador de California y el aborto
¿Hasta dónde llega el poder de Planned Parenthood?, ¿por qué razón el Senado de California ha permitido este ataque contra la libertad de expresión?

Esta censura evidencia la postura del demócrata Jerry Brown (gobernador de California desde 2011) frente al aborto. En octubre de 2013, Brown aprobó una ley que permitía a enfermeros sin título de médico realizar abortos durante el primer trimestre de embarazo. También se ha mostrado a favor del “derecho a elegir” de las mujeres y de obligar a hospitales católicos a realizar abortos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario