domingo, 11 de septiembre de 2016

ÁNGELUS DEL PAPA FRANCISCO

Queridos hermanos y hermanas,
Quisiera invitar a una especial oración por Gabón, que está pasando un momento de grave crisis política. Confío al Señor las víctimas de los enfrentamientos y a sus familiares. Me uno a los Obispos de aquel querido país africano para invitar a las partes a rechazar cada violencia y a tener siempre como objetivo el bien común. Animo a todos, en particular los católicos, a ser constructores de la paz en el respeto de la legalidad, en diálogo y en la fraternidad.

Hoy, en Karaganda, Kazajstán viene proclamado Beato Ladislao Bukowinski, sacerdote y párroco, perseguido por su fe. Cuánto ha sufrido este hombre, cuánto. En su vida demostró siempre gran amor por los más débiles y necesitados y su testimonio aparece como un condensado de las obras de misericordia espirituales y corporales.

Saludo con afecto a todos ustedes, romanos y peregrinos procedentes de diferentes países: las familias, los grupos parroquiales, las asociaciones.

Saludo a los fieles de Rumanía, a aquellos de la diócesis de Ferrara-Comacchio, el Movimiento Fides Vita, los grupos italianos de Venecia, Cologna Veneta, Caprino Veronese, Serravalle Scrivia y Novara; así como también los ciclistas venidos de Borgo Val di Taro y los jóvenes de la Confirmación de Rocco Sambuceto.

A todos, deseo un buen domingo. Y por favor, y por favor, no se olviden de rezar por mí. Buen almuerzo y ¡hasta la vista!

No hay comentarios:

Publicar un comentario