jueves, 7 de julio de 2016

Multan a una residencia cristiana por negarse a practicar la eutanasia

La familia de la anciana que solicitó la eutanasia denunció al centro de mayores y el juez condenó a la residencia belga a pagar una multa de 6.000 euros.

Las muertes por eutanasia no han dejado de crecer en el país belga desde que se legalizó esta práctica en el año 2002. Cabe destacar que, en 2010, se dieron 954 casos de eutanasia, de los cuales 120 fueron sin petición del paciente. Un número que incrementó hasta los 2.000 en el año 2015.

En este país, la eutanasia es legal siempre que sea “solicitada de manera consciente por una persona mayor de edad o menor emancipado que presente una enfermedad irreversible o un sufrimiento físico o psíquico constante e insoportable”.

Dentro de este escenario, según relata Actuall, una familia ha obligado a una residencia de ancianos cristiana a pagar 6.000 euros por no aceptar la petición de eutanasia de una anciana en estado terminal. La mujer, una belga de 74 años llamada Maeriette Buntjens, tenía cáncer de pulmón y solicitó la eutanasia al personal médico de la residencia, que se negó a practicársela después de realizar diferentes pruebas médicas.

Los hijos de Maeriette denunciaron al centro de mayores y el juez condenó a la residencia a pagar una multa de 6.000 euros por rechazar la petición de la anciana, que fue sacada posteriormente del centro. De esta manera, el Tribunal Civil belga establece que ninguna residencia puede rechazar la eutanasia por motivos de objeción de conciencia, a pesar de que contengan un carácter cristiano.

Almudena Martínez-Bordiú

No hay comentarios:

Publicar un comentario