domingo, 3 de julio de 2016

El Supremo de EEUU condena a muerte a miles de niños

La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos ha ratificado este lunes el derecho a matar al hijo en el vientre, después de que un creciente número de estados tomara medidas para proteger al nasciturus.

La decisión tomada por cinco jueces contra tres, representa una victoria emblemática para los movimientos defensores del derecho al aborto, un asunto políticamente sensible en un año electoral.

Texas aprobó la ley en 2013 y la defendió argumentando que era necesaria para proteger a las mujeres y asegurarse que estas sean atendidas en lugares médicamente seguros.
Por su parte, los defensores del aborto rechazaban ese argumento asegurando que lo único que buscaba esa ley era disminuir los 70.000 feticidios que las tejanas demandan cada año. Cabe destacar que desde que dicha ley entró en vigor, casi la mitad de las clínicas especializadas han tenido que cerrar.

Esta ley obligaba a las clínicas a cumplir con los mismos estándares quirúrgicos que un pequeño hospital y a tener acuerdos con hospitales situados a menos de 48 kilómetros para poder enviar a sus pacientes en caso de necesidad.

El magistrado Stephen Breyer ha dicho -en nombre de la mayoría- que “limitaciones en lugares como Texas son médicamente innecesarias e inconstitucionales en cuanto a que cercenan derechos”.

“Concluimos que ninguna de las provisiones proporciona beneficios médicos suficientes para justificar la carga que imponen. Cada uno de ellos coloca un obstáculo sustancial en el camino de las mujeres a abortar, por lo que constituye una carga innecesaria en el acceso al aborto y viola la Constitución”, han dictado los jueces.

Diferentes reacciones
La decisión del alto tribunal supone una victoria para el presidente del país, Barack Obama, que había apoyado en la corte a las asociaciones demandantes, entre las que se incluye el grupo pro aborto “Whole Woman’s Health”. “Me complace ver que el Tribunal Supremo protege los derechos de la mujer y su salud”, ha manifestado Obama en un comunicado.

Por otra parte, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, ha transmitido su “decepción” por la medida y ha asegurado que los conservadores continuarán luchando para “proteger a las mujeres y promover la vida”.

En la misma línea ha reaccionado el senador republicano por Florida, Marco Rubio, quien recientemente ha decidido volver a presentarse para ser reelegido en la Cámara alta en los comicios de noviembre próximo.

“Estoy muy decepcionado de que el Tribunal Supremo haya anulado lo que creo que es una respuesta apropiada para asegurarse de que las mujeres y los niños no nacidos no sean sometidos a atrocidades”, ha indicado Rubio en un comunicado.

Gabriel Ariza

No hay comentarios:

Publicar un comentario